Me doy permiso para…

Hoy os quiero hablar de un libro. 
Me doy permiso para… 
Os transcribo resumen de la introducción. 
No nos educaron para saborear la vida y disfrutarla, sino para llevar un pesado fardó psicológico y físico de supuestas obligaciones:
“Deberías hacer esto”
“Tendrías que actuar de esta forma”
“Has de ser correcto”
Etc. Esto y muchas más órdenes. 
Son demasiadas exigencias que hemos convertido en autoexigencias 
Es imposible responder a tanta orden interior y exterior sin derrumbarse de agotamiento.
Se trata de soltar lastre, la vida es breve. Cuando comenzamos a tirar peso a y a rechazar tantas órdenes exteriores que no se corresponden con nuestros anhelos profundos cambia incluso el rostro: se le ve rejuvenecer.

Os propongo un juego ¿a que te das permiso? 
Me doy permiso para…

Dejar respuesta